Carmelo o Paul George: las posibles opciones para LeBron

Los Cleveland Cavaliers perdieron ante los Golden State Warriors sus segundas Finales en los últimos tres años. Solo conquistaron el anillo de 2016. El primero de su historia, eso sí. Un bagaje aceptable si batallas contra la versión supersónica de los Warriors. “Son el equipo con mayor arsenal contra el que he jugado a lo largo de mi carrera. Me he enfrentado a otros grandes conjuntos, pero no creo que ninguno tuviera sus armas”, declaró LeBron en el salto entre tercer y cuarto encuentro. Pero, por otro lado, es un balance inadmisible cuando tienes el quinteto titular más caro en la historia de la NBA. Casi 100 millones (97,8 exactamente) con el propio James, en el mejor momento de su carrera, entre sus integrantes.

El gran estado de El Rey llevó a ese desembolso económico. A causó B. Habría sido un suicidio deportivo no tratar de aprovechar a un jugador que está entre los cinco mejores de siempre. Con 32 años, y 14 temporadas en sus piernas, ha disputado 41,3 minutos de media en los Playoffs a un nivel superlativo que no le permitió alcanzar su cuarto campeonato, pero si permitió que el debate entre quién es mejor él o Jordan no fuera una locura total. Sin embargo, esa capacidad de aniquilar rivales algún día expirará. Es ley de vida. Es un jugador único, pero mortal como todos.

Si los Cavaliers quieren aprovechar a LeBron antes de su ocaso, deben moverse. Rápido y bien. Los cinco partidos de las Finales han mostrado que Irving es el único que está al nivel. Por debajo, (bastante por debajo) un Kevin Love y un JR Smith intermitentes. El tercer escalón está vacío. En el cuarto, Tristan Thompson. El resto se hundieron en un agujero negro: Shumpert cuajó buenos minutos en el segundo en la defensa de Durant (un suspiro dentro de una eternidad), Frye disputó once minutos en el segundo y ya, Korver fue una desilusión y Deron Williams, un desastre. Richard Jefferson es un fajador que llega hasta donde llega. 25,6 millones invertidos para 79 puntos en cinco duelos. Un sonrojante 13,7% del total (574). Poca dinamita y poco protagonismo para enfrentares a los Warriors de Durant, Curry, Thompson, Green… y que requiere de Dan Gilbert, el mánager general hasta nuevo aviso, varios movimientos con las siguientes opciones:

Salida de Kevin Love

Llegó como una estrella desde Minnesota como anexo a Kyrie Irving y LeBron James,y no ha funcionado en la parte clave del año. Su primera participación en los Playoffs llegó hasta la primera ronda cuando Kelly Olynyk le dejó fuera por lesión. En la segunda, tuvo una presencia discreta. Se salvó por el anillo y su defensa en el último tiro a Curry… y ya. En estas últimas, a pesar de dos partidos por encima de los 20 puntos, promedió 16. Mal asunto para enfrentarse a uno de los mejores equipos de la historia de la NBA y para cobrar las próximas tres temporadas 72,2 millones de dólares (la última, Player Option). Insuficiente contribución y mucho dinero. Difícil que se salve de la quema, ¿no?.

Opciones: Carmelo Anthony y Paul George

Carmelo Anthony

La relación entre los Knicks y Carmelo Anthony está rota. Phil Jackson le enseñó la puerta de salida. “Con él a bordo no hemos sido capaces de ser un equipo ganador , y la verdad es que creo que, tal y como vemos las cosas, él estaría mejor en cualquier otro equipo, intentando ganar un anillo de campeón de la NBA”, declaró el presidente de la franquicia. La política de los neoyorquinos es clara: acaba contrato en el verano de 2018 y la reconstrucción pasa ahora por Porzinigs. La de Melo es similar: cuando llegue julio del próximo año, adiós.

¿Intercambio por Kevin Love? Los Cavs se llevarían a una superestrella para el envite con los Warriors y el alero estaría junto a su amigo LeBron y un poco más cerca del anillo. Tanto Carmelo como James van camino de los 33 años…

Paul George

Situación similar, pero no igual a la de Carmelo. También finaliza su relación contractual con Indiana en el próximo periodo estival (similar), sin embargo, él no tiene problemas tan profundos con su franquicia (diferente). Pero el anillo no llega y su posible aumento exponencial en el salario se escapó. Incluso, es difícil que conquiste alguno de las dos el próximo curso. Su salida, por tanto, puede beneficiar a George y dar a Indiana algo a cambio.

De todas formas, este movimiento depende en gran medida de Boston. Los Celtics, con su maravilloso pick uno para el draft 2017, tienen ahora como objetivos a Blake Griffin y a Gordon Hayward. Ambos tiene una Player Option para alargar un año más su relación con Clippers y Jazz, respectivamente. Si uno de los dos fallara, la operación George podría ser reactivaba. Incluso, quién sabe, puede que los Celtics se lancen a por el trío. Veremos. Mientras, los Cavs están a la espera porque tampoco estaría mal pescar en río revuelto.

Reforzar el banquillo

Acabar con la segunda unidad de esta temporada no es difícil. Shumpert, Frye y Jefferson son los únicos con contrato el próximo año, y el único alto es del primero con 10,3 (11 en 2018-19). Desde ahí, a la remodelación completa (y si es con salida de Shumpert, mejor): Dwyane Wade (Opción de Jugador), Derrick Rose (Sin Restricciones), JJ Redick (SR), Serge Ibaka (SR), Jeff Teague (SR), Danilo Gallinari (OJ), Rudy Gay (OJ), George Hill (SR), Jrue Holiday (SR), Andre Iguodala (SR), Pau Gasol (OJ), Rajon Rondo (OJ), Greg Monroe (OJ)… son algunos de los agentes libres para este verano. ¡Quién da más!

Fuente: http://as.com/