Bill Cosby: un gran legado en la cultura de Estados Unidos que quedó empañado para siempre

(CNN) – Para aquellos que crecieron con las comedias de Bill Cosby, el sentimiento de tristeza no debería confundirse con simpatía al apreciar un legado que —cualquiera que sea el final del caso criminal en su contra, en el cual un jurado no pudo llegar a un veredicto— ya ha quedado empañado eternamente.

Los logros de Cosby como comediante y estrella de televisión son únicos, en parte por el momento en el que los alcanzó y por su encanto natural.

Sus álbumes de comedia en la década de 1960 exploraron universalmente la niñez a través de una visión maravillosamente exagerada. Por ejemplo, un niño que pesaba 900 kilogramos y el cinturón nunca antes visto de su padre —que lo amenazaba con usarlo para disciplinarlo— que medía dos metros y medio y que tenía ganchos.

Mientras Cosby crecía, también lo hacía su material, graduándose con observaciones sobre el matrimonio y la paternidad, que fueron las bases para la Fundación The Cosby Show. En 2013, un Cosby de 76 años protagonizó un especial en el canal Comedy Central llamado ‘Bill Cosby: lejos de terminar’, que trataba, entre otras cosas, de algunas de las humillaciones asociadas con la edad.

Cosby fue una verdadera estrella y trabajó tan bien que sus primeros personajes de Fat Albert y la banda pudieron transformarse fácilmente en un programa de televisión de sábado por la mañana. Luego de cambiar su atención hacia los padres, provocó el resurgimiento de NBC e hizo del Show de Bill Cosby un programa obligado en la televisión de los jueves por la noche.

Esta era una comedia cuya versión idealizada de una familia afroamericana atrajo el tipo de raitings masivos que desde hace mucho tiempo no se veían en la televisión.

El casting de ‘The Cosby Show’.

Cosby también fue pionero mucho antes al ser la estrella de I Spy, la serie de 1960 con la que ganó varios premios Emmy y cimentó la noción de que él era una estrella —incluso en una época turbulenta— que trascendió la raza. Su extravagante cotorreo con Robert Culp prácticamente definió el género de la “dramedia” mucho antes de que cualquier otra persona pudiera acuñar el término.

El limpísimo trabajo de Cosby lo volvió un extraordinario vendedor de productos desde como Jell-O hasta Coca-Cola. Su asociación con los niños incluyó el renacimiento del programa ‘Kids Say the Darndest Things’, y capitalizó su propia plataforma y popularidad para convertirse en una voz de autoridad para la comunidad negra de Estados Unidos en temas de moralidad y trabajo duro, algo de considerable ironía frente a los supuestos casos de acoso sexuales de lo que lo acusan.

Durante una presentación en 2014, el cómico Hannibal Buress cuestionó el estatus de autoridad moral de Cosby e instó a la gente a buscar en Google información sobre violaciones de Bill Cosby, algo que se volvió viral.

Cosby no es la primera celebridad en experimentar en caída de la gloria al escándalo. Pero la naturaleza de su imagen y su éxito gigantesco seguramente exacerbaron ese proceso, así como las sospechas de que quienes lo rodeaban permitieron, negaron o en el mejor de los casos, ignoraron, cualquier cosa que pudiera echar a perder su mina de oro.

Recientemente el comediante y productor Larry Wilmore escribió una pieza en el diario Los Angeles Times en la que dijo qué mientras algunos pueden haber cambiado su visión del comediante a quien se llamaba el “papá de Estados Unidos”, este desagradable capítulo “oscurecerá su carrera”.

Otros dicen que la huella de Cosby tanto en la televisión como en la cultura es simplemente muy grande como para ser borrada.

Al enfrentarse a docenas de acusaciones, el daño a su imagen ya está hecho. E incluso aquellos que aún citan viejas líneas de Cosby se verán obligados a que si lo hacen de nuevo las repitan sin pensar en él y el último acto trágico de esta leyenda de la comedia.

Fuente: http://cnnespanol.cnn.com/